4 abr. 2011

Haciendo tiempo.

Cuando uno esta pendiente del reloj, puede llegar a pensar que el tiempo nunca va a pasar. Las esperas sin un elemento de distracción son interminables. Así que aquí estoy. Esperando que la hora de clases que debería tener y que el Prof. no ha venido se pase. Buscando algo para distraerme.


Es atroz el tiempo en que uno no puede hacer más que esperar. El reloj parece avanzar en cámara lenta. Es verdad que la espera es algo que no podemos apartar de nuestra vida. Básicamente podríamos decir que vivimos esperando. Y una de las tareas del ser humano ha sido siempre reducir los tiempos en todos los aspectos de la vida.

Pero hoy, solo queda esperar. A que toque el timbre y vuelva a clases. Porque no se me ocurre que mas hacer.